Paisaje humano, Paisaje urbano, Curiosidades

miércoles, 28 de octubre de 2015

Bilbao, a ritmo de semáforo


Tic, tac, tipi, tapa, rojo, verde. Nuestras vidas están marcadas por este ritmo que solo en algunos casos se acompasa al de nuestro corazón. ¿Cómo sería un ciudad infartada, sin reglas para andar o detenerse?  ¿Nos convertiríamos en un hormiguero frenético en el que nadie colisiona, en un rebaño cuyos individuos saltan unos por encima de otros para llegar al abrevadero o en una bandada de alondras volando al unísono con un destino común? La respuesta, después del gran apagón.