Paisaje humano, Paisaje urbano, Curiosidades

jueves, 22 de noviembre de 2012

Seguro, seguro, seguro, que el arquitecto de este edificio no vive en él





El arquitecto de este edificio de viviendas sociales ha tapiado las ventanas de una de sus fachadas con fibra ondulada traslúcida, que el paso del tiempo ha convertido casi en opaca. En un planeta verde y azul, que cambia de color a cada momento, les ha privado del paisaje. ¿Quién puede ser tan cruel? Si no es una cárcel, ¿por qué lo parece? ¿Existe la arquitectura sádica? Puede que sí.