Paisaje humano, Paisaje urbano, Curiosidades

viernes, 23 de octubre de 2015

El puente Frank Gehry busca ría que le quiera

Un perro, tumbado en medio de los carriles, esperra a que su dueño le tire una pelota.

No sé si los puentes pueden deprimirse, pero, si es así, el de Frank Gehry sin duda lo está. Inaugurado hace unas semanas para que uniera Deusto con Zorrozaurre, en estos momentos se encuentra a la espera de que se inicien las obras para que la ría pueda pasar bajo él. Por ahora, solo sirve para pasear a los perros, que alucinan con este canódromo de lujo que les ha llovido del cielo y que rezan para que Snoopy guarde muchos años.


La torre Iberdrola destaca al fondo entre sus tirantes. Arriba, dos paseantes por una de sus aceras.