Paisaje humano, Paisaje urbano, Curiosidades

martes, 13 de noviembre de 2012

El pintor de cielos estuvo ayer muy inspirado en Bilbao a las 17 horas, 56 minutos y 53 segundos



En su obra dominan los amarillos, los azules, morados y verdes, los colores más fuertes en la escala cromática. Primarios y secundarios son lo mejor para estas fechas y los ha combinado con gran maestría, sin límites. Ha aplicado sombras estratégicamente que, en ocasiones, tienden al verde y se difuminan hasta un azul casi perfecto. Hay zonas con una gran gama cromática que pueden incluir amarillos, naranjas y rosas en trazos gruesos, y sombras intensas que definen los volúmenes y perfiles. En definitiva, una obra efímera, pero magnífica, que nos reconcilia con la naturaleza y que es una pena que no se haya anunciado con antelación para que el público, por lo común despistado, pudiera disfrutar de ella. Es lo que tienen los genios, que son totalmente impredecibles. Seguiré su trayectoria con mucho interés.