Paisaje humano, Paisaje urbano, Curiosidades

lunes, 4 de agosto de 2014

Droguería Alfonso, un museo de pequeño formato




La droguería Alfonso es otro de esos museos de pequeño formato que alberga el planeta Bilbao. Situada a la altura de número 52 en María Díaz de Haro, su escaparate es un viaje en el tiempo a la posguerra, cuando los chinches, las pulgas y las cucarachas convivían con los vecinos en mayor o menor medida. Todo bicho viviente que vuele, corra o repte tiene en esta tienda el compuesto adecuado para ser combatido y exterminado. 
Aunque la guerra bacteriológica no es su única especialidad, ya que cuenta con todo tipo de artilugios de aseo personal como cuchillas, brochas de afeitar, peines y una amplia gama de crecepelos, perfumes y multitud de tintes, esencias y quitamanchas. Estos centenares de productos se amontonan en las estanterías y compiten por un minuto de gloria con vistas a la calle. 
Una visita obligada para los nostálgicos.

Droguería Alfonso,planeta Bilbao,comercio

Droguería Alfonso,planeta Bilbao,comercio

Droguería Alfonso,planeta Bilbao,comercio

Droguería Alfonso,planeta Bilbao,comercio

Droguería Alfonso,planeta Bilbao,comercio

Droguería Alfonso,planeta Bilbao,comercio

Droguería Alfonso,planeta Bilbao,comercio