Paisaje humano, Paisaje urbano, Curiosidades

martes, 10 de septiembre de 2013

¿Quién nos roba los colores? ¿De qué color somos cuando nadie nos mira?


Juraría que este señor, cuando le vi esta mañana camino del trabajo, mostraba un saludable color tostado que contrastaba con su polo amarillo. Sus ojos eran castaños y en ellos aún permanecía el brillo del mar de alguna costa cálida. Un sencillo anillo de casado ponía un acento dorado en sus manos, que descasaban sobres sus pantalones azules. Tras su primer día de trabajo, presenta este aspecto al volver a casa. ¿Le han robado los colores? ¿O es mi ojo quién ha perdido la capacidad de verlos? ¿De qué color es el señor cuando nadie lo mira?